VOLVER AL HOME

don carlos rossi

Propietario de los colores "Río de Janeiro" fue el propulsor y uno de los fundadores de nuestra asociación.

Nació cerca de Misiones, y su familia se radicó en Buenos Aires en 1907. Dinámico, entusiasta, respetado y querido, siente pasión por el pura sangre y todo lo relacionado con él.

Su actuación como dirigente comienza en 1939, con los primeros pasos para fundar una asociación de propietarios de caballos de carrera, idea que se materializó en 1947. Luchará hasta ver cristalizado su mayor anhelo: la propia sede social y la unión de todos los Propietarios de Palermo, San Isidro y La Plata, en primer término, y de todo el país más adelante.

historia apcc

Nacida de una historia de lucha y precariedad de medios, la Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera surge de una naturaleza civil con un propósito de bien público, y sin ánimo de lucro, por iniciativa e impulso de un grupo de hombres que tomaron a su cargo la tarea de concitar voluntades para convertir en realidad la idea. Entre todos ellos cabe señalar, por su tesonero empeño, por la energía de su acción y el despliegue de su gestión, al señor Carlos Rossi, quien no desaprovechó oportunidad para ejercer su catequismo persuasivo.

Fue así como el día 5 de marzo de 1947 se reunieron en el domicilio del señor Rossi unos cuarenta propietarios, entre los que se encontraban los señores H. Capizzano, J. Blade, P. Poll, L. Salerno, M. Furlotti, A. Raffo, A. Calatayud, E. F. Basanta, J. A. Jiménez y L. Ansaldo. Ellos designaron una Comisión Directiva Provisoria, “con el objeto de convocar a Asamblea de Constitución de la Sociedad que establezca los estatutos de la Institución”.

Esta Comisión Provisional cumplió con diligencia su cometido y el día 20 de marzo se efectuó en el Salón “La Argentina” de Rodríguez Peña 361 la Asamblea Constitutiva, con la asistencia de más de cien propietarios, la cual sancionó los Estatutos Sociales y eligió la primera Comisión Directiva, quedando constituida de la siguiente forma:


Presidente:
Sr. F. Raúl Laplacette

Vicepresidente:
Sr. Carlos Menditeguy

Tesorero:
Sr. Ángel A. Acosta

Vocales:
Sr. Héctor Capizzano
Dr. Rogelio Levi
Sr. José V. Moradelli
Sr. Isaac Lijtmaer
Sr. Arturo Alvarado
Sr. Alberto Urani
Dr. José C. Predolini Parera

La nueva Comisión promovió la conscripción de socios tendiente a atraer el mayor número de propietarios, con el objeto de que la entidad adquiriera la jerarquía correspondiente. Adoptó como sede social el departamento sito en la calle Maure Nº 1571 y, como sede administrativa, el de la calle Callao Nº 730. Ambas gentilmente ofrecidas por los señores Laplacette y Suaya, respectivamente.

Se consideraba imprescindible despertar espíritu societario entre personas de la más diferente cultura, fortuna y condición social. El turf argentino respondía, en esta época, a las modalidades típicas de nuestro medio geográfico y tendencias populares. Muchos propietarios integraban la clase media; industriales, comerciantes, artesanos y también personas de oficios más humildes existían entre ellos.

Los distintos sectores del turf, organizados en sendas entidades gremiales, imponían sus reclamos con el patrocinio y apoyo gubernamental. A esa expresión de voluntad colectiva, sólo podía oponerse otra voluntad de igual carácter. En razón de ello nació la Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera; aunque no todos se alistaron por mismos motivos. Faltaba el elemento de unidad espiritual que afirmara a la Sociedad.

La Comisión Directiva de la Asociación se abocó con decisión al estudio de los distintos problemas, situándolos y analizándolos dentro de las circunstancias y posibilidades que los condicionan. Consideró las restricciones legales en las que se desarrollaba la explotación de hipódromos; el reducido número de carreras en relación al de animales en entrenamiento, las modalidades y tendencias nacionales, y la necesidad imprescindible de allegar estímulos al mayor número de propietarios mediante el aumento de premios, la creación del premio al cuarto puesto, y la elevación de los porcentuales asignados para secundarios y terceroles.

La Comisión Directiva fijó la política invariable de la Asociación. Ni arrestos desmedidos, ni reclamos inconsultos; pero sí, defensa prudente y si fuere necesario, enérgica, de los intereses enunciados en los objetivos sociales.

En el lapso de un mes -28 de abril al 4 de junio de 1947- se dio sede social a la Entidad; se realizó una exitosa captación que permitió duplicar el número de asociados, entre los que se contaban propietarios de las caballerizas de mayor relieve, por el renombre de sus colores y calidad y número de sus puros de carrera. Se encauzó la organización interna y se difundió el conocimiento de su existencia y propósitos. La Asociación adquirió jerarquía y representación indiscutida en el Turf Nacional, constituyéndose en factor imprescindible de cuanto problema a él se refiere. En una palabra, se logró hacer de un propósito, una realidad concreta. Una entidad con vibración propia, digna y respetada.

A la Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera, nada humano le fue indiferente, ni le será. Persistirá en el trabajo incesante de la protección de los intereses que se le asignaron por los Estatutos que la regulan, y prestará el concurso tantas veces como fuere menester para asegurar el predominio y la grandeza del turf argentino.

Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera | Ayacucho 2183, C1112AAM, C.A.B.A, Argentina | Tel: 011 4804-3201 | info@propietarios.org.ar